LA VIA LACTEA

Vivimos en uno de los brazos de una gran galaxia en forma de remolino que se llama Vía Láctea. El Sol y sus planetas (incluida la Tierra) se encuentran en esta tranquila parte de la galaxia, a medio camino de su centro.
Está formada por al menos 100.000 millones de estrellas, así como polvo y gas y es tan grande que cruzarla de un lado al otro llevarría 100.000 años.
Es muy difícil ver el centro de la Galaxia, porque está lleno de nubes de gas y polvo que lo tapan. Los científicos piensan que en el centro hay un agujero negro enorme que se traga todo lo que pase demasiado cerca.
Fuera del remolino principal o espiral principal como le llaman los ástrónomos, hay cerca de 200 grupos de estrellas formando bolas o globos llenos de estrellas. Cada uno de ellos es muy, muy antiguo y contiene hasta un millón de estrellas.

La Vía Láctea, a su vez, pertenece a un grupo de al menos 40 galaxias. Se llama Grupo Local y tiene dos grandes galaxias espirales (con forma de remolino), que son la Vía Láctea y Andrómeda, y otras mucho más pequeñas. Entre ellas hay dos galaxias que se pueden observar a simple vista desde algunos países al sur del ecuador de la Tierra. Se llaman las Nubes de Magallanes, en honor al explorador portugués Fernando de Magallanes.

via.jpg

Pero...¿porqué tiene ese nombre nuestra galaxia? Pues porque en noches despejadas podemos ver una camino de estrellas blanco que atraviesa el cielo de lado a lado. Son sólo una pequeña parte de nuestros vecinos, uno de los brazos del remolino, y entre todos formamos nuestra galaxia. Los romanos llamaron a ese camino "Camino de Leche" por su color, y en latín, que es la lengua que hablaban los romanos, "Camino de Leche" se dice Via Lactea.


La Vía Lactea o Camino de Santiago desde la Tierra
La Vía Lactea o Camino de Santiago desde la Tierra


Los griegos, que vivieron hace muchísimos años, pensaban que la Vía Lactea que se ve era la leche de una diosa, a la que se le había caído al dar de comer a un bebé.
Para otras personas antiguas, era un camino. Por ejemplo, los vikingos creían que llevaba al Valhalla, que era donde iban las personas que morían. Los celtas decían que se dirigía al castillo de la reina de las hadas. Aquí, en España, a la Vía Láctea también se le llama "Camino de Santiago", porque la seguían los peregrinos para llegar a Santiago de Compostela, en Galicia. En otros casos, como los chinos y japoneses, dicen que es un río de plata celestial.


Con tantas estrellas en el cielo, los antiguos empezaron a buscar dibujos que se formaban con ellas, les puesieron nombres e inventaron historias sobre ellas. Son las Constelaciones. ¿Quieres conocer alguna? PINCHA AQUÍ.